Domingo
9:30 am
Escuela Dominical
10:30 am
Servicio De Adoración
6:00 pm
Servicio De Adoración
Miércoles
7:30 pm
Oración

Nuestro Blog

Gobierno en la Iglesia Local
Al examinar el Nuevo Testamento, podrá notarse que no se menciona cómo elegir nuevos apóstoles, pero sí pastores, dejando entrever que el gobierno de la iglesia local se dejó a cargo de los llamados ancianos, obispos, o pastores, tres nombres del mismo oficio. Desde la era apostólica, el gobierno de las iglesias locales está a cargo de los ministros de la Palabra.Leer Mas

Nuestro Dios Honra la Cultura
El escritor divino enfatiza la cultura que poseía Moisés, pues dice: “Y fue enseñado Moisés en toda la sabiduría de los egipcios; y era poderoso en sus palabras y obras” (Hech.7:22); es una expresión hiperbólica o exagerada en buen sentido para denotar, que en materia cultural fue un individuo por encima del promedio de su época; un hombre culto. He aquí, pues, a Moisés el gran profeta, a quien Dios habló cara a cara, siendo elogiado por su destreza en las enseñanzas de una nación idolatra como Egipto. Leer Mas

La Navidad
El NT no dice la fecha del nacimiento de nuestro Señor, ni tampoco ordenanza alguna a los Cristianos para celebrar, no esta, sino cualquier otra fiesta de carácter religioso. Las únicas fiestas bíblicas fueron en el AT y ya cesaron con la venida de Cristo: "Porque de haber cambio de sacerdocio, es necesario que también se haga cambio de ley" (Hebr.7:12). Leer Mas

Visitar Nuestro Blog

Expositor: Amiris Beato

Sermón: Amando el ministerio que Dios nos ha encargado

Descripción:
Resumen

Expositor: Juan José Pérez

Sermón: Presta Atención

Descripción:
Resumen

Expositor: Jenaro Gómez

Sermón: Líderes sin liderazgo

Descripción:
Resumen

Ver otros Sermones
Meditación del 19 de noviembre

Texto: “Mas el herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados” (Isaías 53:5).

 
La Biblia pone un énfasis especial y se deleita en proclamarlo, que Cristo cargó la culpa de nuestros pecados o que llevó el castigo por nuestras faltas.

 
 Jesús murió por nosotros y alejó de nosotros nuestras maldades, y varios son los textos que anuncian esta verdad con especial deleite: “El mismo llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero a fin de que nosotros, habiendo muerto para los pecados, vivamos para la justicia. Por sus heridas habéis sido sanados... Así también Cristo fue ofrecido una sola vez para quitar los pecados de muchos... He aquí el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo” (1Ped.2:24;Heb.9:28; Jun.1:29).

Leer Más