" width="109" height="108" align="left" style="border:1px solid #BFBFBF; margin:7px; padding:2px;" />

Funciones De la Ley En El Cristiano

La Ley Moral En El Libro De Romanos

 

 

Introducción

 

 

  • Relación Pactual: Señor-Siervo --- Primero redención, luego ley.

 

  1. Antiguo pacto: “ Yo soy el SEÑOR tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de la casa de servidumbre. No tendrás otros dioses delante de mí” (Ex. 20:2-3).
  2. Nuevo pacto: “Por tanto, hermanos míos, también a vosotros se os hizo morir a la ley por medio del cuerpo de Cristo, para que seáis unidos a otro, a aquel que resucitó de entre los muertos, a fin de que llevemos fruto para Dios” (Rom. 7:4).
  • ¿Cuál es la función de la ley en el pueblo redimido por Dios?
  • Punto de partida: Epístola de Pablo a los Romanos.

 

 

I. Definición De La Ley

 

1. Definición General: Los mandamientos morales de Dios: “Así que la ley es santa, y el mandamiento es santo, justo y bueno” (Rom. 7:12).

 

2. Identificación específica:

 

  1. La codicia: “¿Qué diremos entonces? ¿Es pecado la ley? ¡De ningún modo! Al contrario, yo no hubiera llegado a conocer el pecado si no hubiera sido por medio de la ley; porque yo no hubiera sabido lo que es la codicia, si la ley no hubiera dicho: NO CODICIARAS” (Rom. 7:7).
  2. La segunda tabla de la ley: “No debáis a nadie nada, sino el amaros unos a otros; porque el que ama a su prójimo, ha cumplido la ley. Porque esto: NO COMETERAS ADULTERIO, NO MATARAS, NO HURTARAS, NO CODICIARAS, y cualquier otro mandamiento, en estas palabras se resume: AMARAS A TU PROJIMO COMO A TI MISMO” (Rom. 13:8-9).

 

 

II. Carácter General De La Ley

 

1. Carácter: La ley es Santa, recta y buena: “Así que la ley es santa, y el mandamiento es santo, justo y bueno (Rom. 7:12)”.

 

2. Fundamento de su bondad: El carácter de Dios: “Así que, queriendo yo hacer el bien, hallo la ley de que el mal está presente en mí. Porque en el hombre interior me deleito con la ley de Dios” (Rom. 7:21-22).

 

 

III. Funciones De La Ley

 

A. En Sentido Negativo: La cosas que la ley no puede hacer a causa de nuestra carne: “Pues lo que la ley no pudo hacer, ya que era débil por causa de la carne, Dios lo hizo” (Rom. 8:3). Entra estas cosas:

 

1. La ley no justifica

 

a. Declaración: “porque por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de El” (Rom. 3:20); “Porque concluimos que el hombre es justificado por la fe aparte de las obras de la ley” (Rom. 3:28; Cf. Gal. 3:10-11; 2:16).

 

 

b. Prueba:

 

  1. Ejemplo positivo: “Porque si Abraham fue justificado por las obras, tiene de qué jactarse, pero no para con Dios. Porque ¿qué dice la Escritura? Y CREYO ABRAHAM A DIOS, Y LE FUE CONTADO POR JUSTICIA…Como también David habla de la bendición que viene sobre el hombre a quien Dios atribuye justicia aparte de las obras” (Rom. 4:2-3, 6).
  2. Ejemplo negativo: “pero Israel, que iba tras una ley de justicia, no alcanzó esa ley. ¿Por qué? Porque no iban tras ella por fe, sino como por obras. Tropezaron en la piedra de tropiezo” (Rom. 9:31-32).

 

2. La ley no santifica: “Porque en el hombre interior me deleito con la ley de Dios, pero veo otra ley en los miembros de mi cuerpo que hace guerra contra la ley de mi mente, y me hace prisionero de la ley del pecado que está en mis miembros” (Rom. 8:22-23). Solo el Espíritu Santo puede santificar o reproducir el carácter de Cristo:porque si vivís conforme a la carne, habréis de morir; pero si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis” (Rom. 8:13).

 

 

B. En sentido positivo:

 

 

1. Por medio de la ley es el conocimiento del pecado:

a. Declaración: “Ahora bien, sabemos que cuanto dice la ley, lo dice a los que están bajo la ley, para que toda boca se calle y todo el mundo sea hecho responsable ante Dios; porque por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de El; pues por medio de la ley viene el conocimiento del pecado” (Rom. 3:19-20; Cf. Rom. 7:7).

b. Implicación: La ley nos muestra nuestra injusticia: “para que toda boca se calle y todo el mundo sea hecho responsable ante Dios”.

 

 

2. La ley es un ayo que nos conduce a Cristo: “Porque Cristo es el fin de la ley para justicia a todo aquel que cree” (Rom. 10:4).

 

 

3. La ley sirve para conducirnos a una manifestación práctica del amor: No debáis a nadie nada, sino el amaros unos a otros; porque el que ama a su prójimo, ha cumplido la ley. Porque esto: NO COMETERAS ADULTERIO, NO MATARAS, NO HURTARAS, NO CODICIARAS, y cualquier otro mandamiento, en estas palabras se resume: AMARAS A TU PROJIMO COMO A TI MISMO” (Rom. 13:8-9).

 

 

Conclusión

 

La ley no nos puede dar la justicia que nos recomienda a Dios, pero una vez justificados y por medio de la obra santificadora del Espíritu, somos capacitados para mostrar el carácter y el espíritu de la ley para la gloria de Dios. 



Herramientas