" width="109" height="108" align="left" style="border:1px solid #BFBFBF; margin:7px; padding:2px;" />

1. Dios conoce y se preocupa de nuestros corazones rotos.

 

 

Sal 56:8  Tú has tomado en cuenta mi vida errante; pon mis lágrimas en tu redoma; ¿acaso no están en tu libro?

 

 

Isa 61:1  El Espíritu del Señor DIOS está sobre mí, porque me ha ungido el SEÑOR para traer buenas nuevas a los afligidos; me ha enviado para vendar a los quebrantados de corazón, para proclamar libertad a los cautivos y liberación a los prisioneros

 

 

Isa 57:15  Porque así dice el Alto y Sublime que vive para siempre, cuyo nombre es Santo: Habito en lo alto y santo, y también con el contrito y humilde de espíritu, para vivificar el espíritu de los humildes y para vivificar el corazón de los contritos.

 

 

Jua 11:33  Y cuando Jesús la vio llorando, y a los judíos que vinieron con ella llorando también, se conmovió profundamente en el espíritu, y se entristeció,

Jua 11:34  y dijo: ¿Dónde lo pusisteis? Le dijeron*: Señor, ven y ve.

Jua 11:35  Jesús lloró.

Jua 11:36  Por eso los judíos decían: Mirad, cómo lo amaba.

 

 

2. Dios está a cargo de los acontecimientos de nuestras vidas. El sabe lo que es mejor.

 

 

Pro 19:21  Muchos son los planes en el corazón del hombre, mas el consejo del SEÑOR permanecerá.

 

 

Isa 25:1  Oh SEÑOR, tú eres mi Dios; te ensalzaré, daré alabanzas a tu nombre, porque has hecho maravillas, designios concebidos desde tiempos antiguos con toda fidelidad.

 

 

Jer 29:11  "Porque yo sé los planes que tengo para vosotros"--declara el SEÑOR-- "planes de bienestar y no de calamidad, para daros un futuro y una esperanza.

Jer 29:12  "Me invocaréis, y vendréis a rogarme, y yo os escucharé.

Jer 29:13  "Me buscaréis y me encontraréis, cuando me busquéis de todo corazón.

 

 

Sal 33:11  El consejo del SEÑOR permanece para siempre, los designios de su corazón de generación en generación.

 

 

Rom 8:28  Y sabemos que para los que aman a Dios, todas las cosas cooperan para bien, esto es, para los que son llamados conforme a su propósito

 

 

3. Dios responderá a nuestras necesidades. El alivio viene.

 

 

Sal 34:18  Cercano está el SEÑOR a los quebrantados de corazón, y salva a los abatidos de espíritu.

 

 

Sal 147:3  sana a los quebrantados de corazón, y venda sus heridas

 

 

Ecl 3:11  El ha hecho todo apropiado a su tiempo. También ha puesto la eternidad en sus corazones; sin embargo, el hombre no descubre la obra que Dios ha hecho desde el principio hasta el fin

 

 

Jua 14:1  No se turbe vuestro corazón; creed en Dios, creed también en mí.

 

 

Jua 14:27  La paz os dejo, mi paz os doy; no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo.

 

 

Sal 42:5  ¿Por qué te abates, alma mía, y por qué te turbas dentro de mí? Espera en Dios, pues he de alabarle otra vez por la salvación de su presencia.

Sal 42:6  Dios mío, mi alma está en mí deprimida; por eso me acuerdo de ti desde la tierra del Jordán, y desde las cumbres del Hermón, desde el monte Mizar.

 

 

Sal 116:7  Vuelve, alma mía, a tu reposo, porque el SEÑOR te ha colmado de bienes.

Sal 116:8  Pues tú has rescatado mi alma de la muerte, mis ojos de lágrimas, mis pies de tropezar.

 

 

4. Cuando estamos heridos, Dios puede usar ese dolor y el consuelo que nos da para ayudar a otros que están heridos.  

 

 

2Co 1:3  Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación,

2Co 1:4  el cual nos consuela en toda tribulación nuestra, para que nosotros podamos consolar a los que están en cualquier aflicción con el consuelo con que nosotros mismos somos consolados por Dios.

 

 

PJJP

 

 

 Tomado de Quick Scripture Reference For Counseling Youth.

 

 



Herramientas