" width="109" height="108" align="left" style="border:1px solid #BFBFBF; margin:7px; padding:2px;" />

Al hacer un análisis del Salmo 19:1-6, notaremos lo siguiente con relación a la revelación general: 

 

 

1- Las fuentes usadas por Dios para revelarse: La Creación o las cosas hechas: "Los cielos proclaman la gloria de Dios, y la expansión anuncia la obra de Sus manos" (v. 1). 

 

 

2- El contenido de esta revelación: La gloria de Dios como Creador: "Los cielos proclaman la gloria de Dios, y la expansión anuncia la obra de Sus manos" (v. 1). 

 

 

3- La frecuencia de esta revelación: Cada momento desde la creación del mundo: "un día transmite el mensaje al otro día, y una noche a la otra noche revela sabiduría" (v. 2).

 

 

4- El alcance de esta revelación: Todos los seres humanos (por eso el nombre de revelación general): "Por toda la tierra salió su voz, y hasta los confines del mundo sus palabras" (v. 4); "De un extremo del cielo es su salida, y su curso hasta el otro extremo de ellos; y nada hay que se esconda de su calor" (v. 6).

 

 

5- El modo de esta revelación: No verbal: "No hay mensaje, no hay palabras; no se oye su voz" (v. 3). 

 

 

6- La eficacia del mensaje: El mensaje es claramente entregado y percibido: "cuentan...anuncian...nada hay que se esconda de su calor".

 

 

7- Resultado: Este pasaje en particular no revela la manera en que el ser humano responde a esta revelación, algo que si veremos en Romanos 1:20.

 

 

Su siervo en el evangelio, PJJP 



Herramientas