Domingo
9:30 am
Escuela Dominical
10:30 am
Servicio De Adoración
6:00 pm
Servicio De Adoración
Miércoles
7:30 pm
Oración

Nuestro Blog

Ira
Categorías Bíblicas con relación a la naturaleza, manifestación y manejo de la ira.Leer Mas

Adopción
Categorías Bíblicas con relación al tema de la adopción. la misericordia de Diso hacia los huérfanos y su favor sobre aquellos que por amor a Él practican la adopción.Leer Mas

El Abuso
Categorías Bíblicas para aconsejar y consolar a una personas que ha sido abusada, ya sea física o sentimentalmente.Leer Mas

Visitar Nuestro Blog

Expositor: Ramón Peña

Sermón: Quien es mayor en el reino de los cielos

Descripción:

Expositor: Oscar Arocha

Sermón: Incredulidad Terminal

Descripción:

Expositor: Juan José Pérez

Sermón: Sea vuestro carácter sin avaricia

Descripción:

Ver otros Sermones
Meditación del 20 de noviembre

Texto: "Salva, oh Jehová, porque se acabaron los piadosos, porque han desaparecido los fieles de entre los hijos de los hombres. Habla mentira cada uno con su prójimo; hablan con labios lisonjeros, y con doblez de corazón" (Salmos 12:1-2).

 
Esto no significa que no hubiese Creyentes en su propia época, sino que la influencia santa de los hijos de Dios se había grandemente disminuido.

 
Así que, es de gran beneficio saber en que tiempo ha caído la porción de cada uno. Que procures saber la cualidad moral de tu propia generación, con el fin de que tu alma no sea manchada con las maldades propia de tu tiempo; David tuvo esa visión y se cuido de no ser envuelto por las circunstancias pecaminosas que le rodeaban. No se dejo arrastrar por la corriente de los tiempos, sino que por el contrario clamo al cielo por ayuda, tal como nos hace saber por estos versículos. Sus tiempos fueron malos, no obstante el fue un buen hombre.

 
Esto significa que un hombre piadoso, es decir que tiene discernimiento espiritual, considera quienes son buenos y quienes son perversos; quienes son santos, y quienes mundanos, y el mismo procura andar con los buenos, porque se dirige al cielo, aun cuando ellos sean pocos, el conoce la advertencia divina sobre esto: “No os dejéis engañar: Las malas compañías corrompen las buenas costumbres” (1Co.15:33).

Leer Más
]