Meditación Diaria

Meditacion del 2 de Junio

Texto: "Gozosos en la esperanza; sufridos en la tribulación; constantes en la oración" (Romanos 12:12).

 
El gozo del alma o aquel traído por la fe en Dios, es de singular ayuda para soportar con espíritu compuesto las aflicciones. Nos permite resolver con más prontitud los problemas. Notemos el orden aquí: lo primero es el gozo, luego la paciencia o espíritu calmado en los problemas, que es lo mismo decir fortaleza espiritual, y luego manos al deber. Otro caso aun más elocuente: "Ellos partieron de delante del concilio, gozosos de que fuesen tenidos por dignos de padecer afrenta por el Nombre" (Hech.5:41). Cuando el sol está afuera las estrellas no se ven del mismo modo cuando el gozo reina en el corazón del Creyente, la oscuridad desaparece y los problemas se ven pequeños, o que su peso en el corazón se disminuye. Hemos considerado, pues, su definición: Es el estado quieto y reposado del alma Creyente, que surge como fruto de disfrutar un claro sentido del amor de Cristo. Como obtener lo y sus beneficios.


Así lo proclama también el hombre sabio: "Yo he conocido que no hay para ellos cosa mejor que alegrarse, y hacer bien en su vida" (Ecle.3:12); así que, nuestra otra labor es mantenernos ocupados haciendo bien. Pregunta: ¿Qué es hacer bien? Esto es obedecer la verdad, o actuar de acuerdo a la voluntad de Dios revelada en Las Escrituras. La Biblia nos ayudará a distinguir lo bueno de lo malo, y será una segura guía para dirigir nuestra siembra espiritual, que el testimonio sea tal que se pueda decir de uno: "Anduvo haciendo bien a todos" (Hch.10:38). Hacer el bien es, amar a Dios; buscar el bien del prójimo; gobernar nuestros apetitos y deseos; creer en Cristo y vivir una vida de acuerdo a Su Santa Palabra, haciendo todos los deberes que pertenecen a nuestro status como Evangélicos. Para hacer el bien es requerido tener el poder espiritual para hacerlo, o hacerlo con gozo. Entonces lo primero es adorar a Dios, acercar tu propia alma a la fuente de vida y poder: "Que no defrauden, sino que demuestren toda buena fe para que en todo adornen la doctrina de Dios nuestro Salvador" (Tit.2:10). En lo externo es un bien para ti mismo, ser diligente en tu empleo.  Es bueno y de beneficio a la sociedad que seas responsable con tus deberes y compromisos. Esto es, que la manera del diario vivir en tu empleo, negocio o profesión te dirá si verdaderamente estás haciendo bien a tu alma.

 
Hay una senda por delante que debes recorrer, o que eres un viajero, un corredor en la carrera por la vida. La competencia se inició, te esperan peligros y enemigos a tu alma, tu éxito dependerá de tu gozo, porque las fuerzas para mantenerte firme, no flaquear y vencer, es tener tu corazón gozoso. Recuerda que el premio es sólo a los que termina con bien la carrera. Procura no ser como el fuego de  Santelmo, que de lejos parece fuego, pero cuando uno se acerca y lo toca está frío. Que desde este mismo instante hagas el inquebrantable compromiso en Gracia de procurar el gozo del Señor.

 

Amén.

Buscar Meditaciones

Fecha: