Meditación Diaria

Meditacion del 23 de Febrero

Texto: Apolos, natural de Alejandría, varón elocuente, poderoso en las Escrituras…. siendo de espíritu fervoroso, hablaba y enseñaba diligentemente lo concerniente al Señor” (Hechos 18:25).


Hay una diferencia entre carácter y personalidad. El carácter indica la moralidad, y la personalidad su manera de hacer las cosas. El carácter se relaciona con lo bueno o lo malo, y la personalidad no siempre. El carácter es la esencia de la persona. Apolos era de buen carácter, hombre bueno, un verdadero Cristiano, y su personalidad apasionada, o que manifestaba la bondad en forma ardiente. Significamos así, que los Cristianos son de buen carácter, y dentro de sus posesiones esenciales están el gozo y paz: “El reino de Dios es justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo” (Ro.14:17).

 

Tal es la alimentación para su peregrinar sobre la tierra. En otras palabras, que Dios tiene una despensa de gozo y paz celestial a los hombres y mujeres cuyo carácter es ser verdaderos creyentes. El salmista actuando como vocero divino lo dice así: “Para los santos que están en la tierra, Y para los íntegros, es toda mi complacencia” (Sal.16:3). La paz y el gozo son propiedad exclusiva de los hijos de Dios.

Esa quietud mental, y alegría de corazón tienen su origen en el Dios de esperanza, y se ha de apropiar por medio de la fe: “En el creer”; o que la plenitud depende de la medida de confianza que el Creyente tenga en Cristo. Hay ocasiones que el día amanece nublado, sin sol radiante, el cielo se pone gris, y el animo de la gente se apaga, o que en la naturaleza oscuridad y tristeza van de la mano. En el mundo espiritual es semejante, la paz y alegría están unidas de manera inseparable con la luz. Luz es sinónimo de felicidad. Un rostro brillante es lo mismo que una cara alegre, nótese: “Gozo y paz en el creer”.  El creyente pudiera estar atravesando por una providencia nublada, pero si tiene luz en su alma, en contra y a pesar de, estará gozoso, un caso famoso: “Como entristecidos, más siempre gozosos” (2Co.610).

 

Amén.

Buscar Meditaciones

Fecha: