Meditación Diaria

Meditación del 25 de noviembre

Texto: “En la multitud de mis pensamientos dentro de mí, tus consolaciones alegraban mi alma” (Salmos 94:19).


Cuidamos nuestros cuerpos son como si fueran palacios. En ese palacio recibimos muchos invitados, en el salón de la mente llegan pensamientos de justicia, fe, paz, gozo, alegría, hay una sala especial para ellos. Pero es muy triste que en una guerra el enemigo se introduzca hasta la sala para nuestros invitados especiales. El salmista informa que los misiles y tanques de guerra del enemigo entran hasta allí, oigamos decirlo: “En la multitud de mis pensamientos dentro de mí, tus consolaciones alegraban mi alma”; los enemigos han entrado hasta la sala intima, la principal: “Dentro de mi”.

 
Es allí donde se da esta lucha intestina. El lugar donde se planifica y ejecutan los más nobles proyectos. Nuestra propia tierra, dentro de nuestras fronteras. No existe Creyente que no haya experimentado la amargura de estas batallas, y que no le haya costado lagrimas y tristezas. Es cierto que el pecado pudiera ser mantenido fuera con cierta facilidad, pero no será sacado de nuestro ser interior sin amargos costos. Cuando los hijos de Israel salieron de Egipto el enemigo estuvo detrás. Ya en la tierra prometida tuvieron muchas batallas con el enemigo de frente, en ambos casos fuera, pero aquí no es por detrás ni por delante, sino dentro del seno interior.

Texto: “En la multitud de mis pensamientos dentro de mí, tus consolaciones alegraban mi alma” (Salmos 94:19)


Caso de Pablo. Como dice el apóstol: “Cuando vinimos a Macedonia, ningún reposo tuvo nuestro cuerpo, sino que en todo fuimos atribulados; de fuera, conflictos; de dentro, temores” (2Co.7:5). En aquella misma carta, y como si fuera poco agrega una lista de sus adversidades, problemas y sufrimientos. Cita nueve peligros, ocho sentimientos de  dolor, y añade una de carácter interno, nótese: “Tres veces he sido azotado con varas; una vez apedreado; tres veces he padecido naufragio; una noche y un día he estado como náufrago en alta mar;  en caminos muchas veces; en peligros de ríos, peligros de ladrones, peligros de los de mi nación, peligros de los gentiles, peligros en la ciudad, peligros en el desierto, peligros en el mar, peligros entre falsos hermanos; en trabajo y fatiga, en muchos desvelos, en hambre y sed, en muchos ayunos, en frío y en desnudez; y además de otras cosas, lo que sobre mí se agolpa cada día, la preocupación por todas las iglesias” (2Co.11:25-28). Tuvo una aflicción interna, el cuidado por las Iglesias; buscar los perdidos, amonestar al orgulloso, y consolar a los abatidos. Aquí fue su dolor. Los otros fueron temporales, pero su angustia interna fue diaria. Nuestro Salvador predice a los discípulos sobre su procedencia: “Los enemigos del hombre serán los de su casa” (Mat.10:36). Esto es, dentro, o contra mí.

 
Son nuestros enemigos. Tristemente, quien tenga un conflicto así dentro de su pecho no le faltarán enemigos. De los ataques que de fuera podemos huir, zafarnos, aun escondernos, pero del enemigo interno, ¿quién podrá esconderse? Donde quiera que vayamos lo llevamos consigo. Es malo tener que pelear contra enemigos fuera de uno, pero es peor cuando el caso sea como el salmista:”Dentro de mi”. Hablando metafóricamente, no tendrá necesidad de más problemas quien es atribulado consigo mismo. No necesitará la ira del cielo, ni los problemas de la tierra, ni los peligros del mar, ni la malicia del infierno, ya que sus propios pensamientos estarían contra sí mismo.

 
Todos y cada uno de los que como tú entran a este mundo viene con algún tipo de defecto. Los que no sufren de la cabeza, sufren de los pies; y si no tienen defectos en el hígado sí en el corazón; sino en el frente, en la espaldas; sino arriba, sufrirá más abajo. Sino en el pecho, entonces sufre del cerebro; en algún sitio del cuerpo hay defectos. Dos cosas se oponen a la vida, las enfermedades o el calendario. En algunos las dos. Vivimos en un mundo caído. Quien no tiene defectos a la entrada, sí a la salida. No hay excepción. Y a medida que pasan los siglos la situación empeora; somos testigos de como se multiplica el pecado, y esto trae proliferación de enfermedades y defectos congénitos. Antes los hombres tenían cientos de años, y ahora son escasos los que alcanzan los ochenta. No obstante, por la misericordia de Dios hay una generación de hombres y mujeres felices; estos son los justos o verdaderos Creyente, en su muerte terminan con sus dolores y pasan a mejor vida. Oiga lo que se le dice a ellos: "Todo es vuestro, sea Pablo, sea Apolos, sea Pedro, sea el mundo, sea la vida, sea la muerte, sea lo presente, sea lo porvenir, todo es vuestro, y vosotros de Cristo, y Cristo de Dios" (1Co.3:22).

 

Amen.

Buscar Meditaciones

Fecha: