Domingo
9:30 am
Escuela Dominical
10:30 am
Servicio De Adoración
6:00 pm
Servicio De Adoración
Miércoles
7:30 pm
Oración

Nuestro Blog

Un Final de Perfección
Enfoquemos este pasaje: “A quien amáis (esto es a Cristo) sin haberle visto, en quien creyendo, aunque ahora no lo veáis, os alegráis con gozo inefable y glorioso; obteniendo el fin de vuestra fe, que es la salvación de vuestras almas” (1Pe.1:8-9).

Llamo la atención sobre esta palabrea, “fin,” el fin significa la consumación o perfección de algo.Leer Mas

Características De La Revelación
Características de la revelación de Dios en la historia Leer Mas

Una Transformación Milagrosa
Lo que mas afecta la mente de una persona, no es tanto su pasado, sino lo que tiene por delante. Cuando hacemos una acción cualquiera, lo que mas carga el corazón no es lo que hicimos, sino sus efectos o consecuencias. Aplicado a la vida cristina significa que no hay un tiempo mas importante que averiguar lo que sería de uno al momento de la muerte. Leer Mas

Visitar Nuestro Blog

Expositor: Amiris Beato

Sermón: Considerando nuestro llamamiento

Descripción:
Resumen

Expositor: Juan José Pérez

Sermón: ¿Cómo tu te ves?

Descripción:
Resumen

Expositor: Juan José Pérez

Sermón: Un Reino Inconmovible

Descripción:
Resumen

Ver otros Sermones
Meditación del 22 de Octubre

Texto: "Porque se os ha concedido a vosotros, a causa de Cristo, no solamente el privilegio de creer en él, sino también el de sufrir por su causa” (Filipenses 1:29).

 
El desánimo o depresión espiritual hace que las aflicciones y sufrimientos duren en uno más de lo normal, y esto, porque la impaciencia hace que el enfermo vea al médico como un hombre cruel; o que mientras más grita un niño bajo la vara, más duelen los azotes.

  
Pero si consideramos y aplicamos al corazón lo que son las aflicciones de los Creyentes, entonces el mal de la depresión se disminuye, cuando no desaparece. De modo que, es muy conveniente mirar en detalle aquello de las aflicciones de los santos. El Nuevo Testamento enseña que ellas fueron compradas por el Señor Jesucristo para los suyos: "Así que nadie se gloríe en los hombres; pues todo es vuestro, sea Pablo, sea Apolos, sea Pedro, sea el mundo, sea la vida, sea la muerte, sea lo presente, sea lo porvenir, todo es vuestro, y vosotros de Cristo, y Cristo de Dios" (1Co.3:21-23). Nótese que Pablo dice que la muerte, el rey del miedo y de las angustias, es aquí citado como uno de los bienes que Cristo compró en Su sacrificio, y lo compró para usted y se lo dejó a usted. Si la muerte es suya, todas las aflicciones que son hijas de ella, también son suyas, y uno se pregunta: ¿Quien va a tener miedo de lo que es de su propiedad?

Leer Más
]