" width="109" height="108" align="left" style="border:1px solid #BFBFBF; margin:7px; padding:2px;" />

1- Dios ha prometido suplir para nuestra necesidad de vestido:

 

 

Mat 6:28  Y por la ropa, ¿por qué os preocupáis? Observad cómo crecen los lirios del campo; no trabajan, ni hilan;

Mat 6:29  pero os digo que ni Salomón en toda su gloria se vistió como uno de éstos.

Mat 6:30  Y si Dios viste así la hierba del campo, que hoy es y mañana es echada al horno, ¿no hará mucho más por vosotros, hombres de poca fe? 

 

 

2- Dios sabe que necesitamos del vestido, pero pide que le demos prioridad a El en nuestras vidas:

 

 

Mat 6:32  Porque los gentiles buscan ansiosamente todas estas cosas; que vuestro Padre celestial sabe que necesitáis de todas estas cosas.

Mat 6:33  Pero buscad primero su reino y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.

 

 

3- Las personas que no ponen a Dios en primer lugar en sus vidas no encuentran ningún beneficio ni satisfacción en el vestir, aun cuando sea algo esencial:

 

 

Hag 1:6  Sembráis mucho, pero recogéis poco; coméis, pero no hay suficiente para que os saciéis; bebéis, pero no hay suficiente para que os embriaguéis; os vestís, pero nadie se calienta; y el que recibe salario, recibe salario en bolsa rota.

 

 

4- Un contentamiento piadoso con nuestras posesiones presentes en una marca de madurez cristiana:

 

 

1Ti 6:6  Pero la piedad, en efecto, es un medio de gran ganancia cuando va acompañada de contentamiento.

1Ti 6:7  Porque nada hemos traído al mundo, así que nada podemos sacar de él.

1Ti 6:8  Y si tenemos qué comer y con qué cubrirnos, con eso estaremos contentos.

 

 

Flp 4:12  Sé vivir en pobreza, y sé vivir en prosperidad; en todo y por todo he aprendido el secreto tanto de estar saciado como de tener hambre, de tener abundancia como de sufrir necesidad. 

 

 

5- El apóstol Pablo estaba dispuesto a vestir pobremente por el bien del evangelio:

 

 

1Co 4:11  Hasta el momento presente pasamos hambre y sed, andamos mal vestidos, somos maltratados y no tenemos dónde vivir;

 

 

6- Dios está preocupado por aquellos que viven en pobreza sin un vestido adecuado y espera que nosotros seamos parte de la solución:

 

 

Deu 10:18  El hace justicia al huérfano y a la viuda, y muestra su amor al extranjero dándole pan y vestido.

Deu 10:19  Mostrad, pues, amor al extranjero, porque vosotros fuisteis extranjeros en la tierra de Egipto.

 

 

Stg 2:15  Si un hermano o una hermana no tienen ropa y carecen del sustento diario,

Stg 2:16  y uno de vosotros les dice: Id en paz, calentaos y saciaos, pero no les dais lo necesario para su cuerpo, ¿de qué sirve? 

 

 

7- El vestido no debe hacer diferencia en nuestra aceptación de las personas:

 

 

Stg 2:2  Porque si en vuestra congregación entra un hombre con anillo de oro y vestido de ropa lujosa, y también entra un pobre con ropa sucia,

Stg 2:3  y dais atención especial al que lleva la ropa lujosa, y decís: Tú siéntate aquí, en un buen lugar; y al pobre decís: Tú estate allí de pie, o siéntate junto a mi estrado;

Stg 2:4  ¿no habéis hecho distinciones entre vosotros mismos, y habéis venido a ser jueces con malos pensamientos? 

 

 

8- Mientras Dios no espera que andemos andrajosos, El requiere modestia, buen gusto y moderación.

 

 

1Ti 2:9  Asimismo, que las mujeres se vistan con ropa decorosa, con pudor y modestia, no con peinado ostentoso, no con oro, o perlas, o vestidos costosos;

1Ti 2:10  sino con buenas obras, como corresponde a las mujeres que profesan la piedad.

 

 

1Pe 3:3  Y que vuestro adorno no sea externo: peinados ostentosos, joyas de oro o vestidos lujosos,

1Pe 3:4  sino que sea el yo interno, con el adorno incorruptible de un espíritu tierno y sereno, lo cual es precioso delante de Dios.

 

 

9- Las personas ven las apariencias, pero Dios mira el corazón.

 

 

1Sa 16:7  Pero el SEÑOR dijo a Samuel: No mires a su apariencia, ni a lo alto de su estatura, porque lo he desechado; pues Dios ve no como el hombre ve, pues el hombre mira la apariencia exterior, pero el SEÑOR mira el corazón.

 

 

10- Las cualidades espirituales son el vestido más importante.

 

 

1Pe 5:5  Asimismo, vosotros los más jóvenes, estad sujetos a los mayores; y todos, revestíos de humildad en vuestro trato mutuo, porque DIOS RESISTE A LOS SOBERBIOS, PERO DA GRACIA A LOS HUMILDES.

 

 

 

Ilustraciones Bíblicas: Sara (1 Ped. 3:1-6); mujeres de Sión (Isa. 3:16-26)

 

 

Tomado de Quick Scripture Reference For Counseling Youth 



Herramientas