" width="109" height="108" align="left" style="border:1px solid #BFBFBF; margin:7px; padding:2px;" />

1- David expresó su tristeza a Dios.

 

 

Psa 31:9  Ten piedad de mí, oh SEÑOR, porque estoy en angustia; se consumen de sufrir mis ojos, mi alma y mis entrañas.

Psa 31:10  Pues mi vida se gasta en tristeza, y mis años en suspiros; mis fuerzas se agotan a causa de mi iniquidad, y se ha consumido mi cuerpo.

 

Psa 56:8  Tú has tomado en cuenta mi vida errante; pon mis lágrimas en tu redoma; ¿acaso no están en tu libro?

 

 

2- Dios puede restaurar el gozo.

 

 

Isa 51:11  Los rescatados del SEÑOR volverán, entrarán en Sión con gritos de júbilo, con alegría eterna sobre sus cabezas. Gozo y alegría alcanzarán, y huirán la tristeza y el gemido.

 

 

3- La presencia de Dios y Su fortaleza son constantes.

 

 

Psa 46:1  Para el director del coro. Salmo de los hijos de Coré, compuesto para Alamot. Cántico. Dios es nuestro refugio y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones.

Psa 46:2  Por tanto, no temeremos aunque la tierra sufra cambios, y aunque los montes se deslicen al fondo de los mares;

Psa 46:3  aunque bramen y se agiten sus aguas, aunque tiemblen los montes con creciente enojo. (Selah)

 

Psa 46:7  El SEÑOR de los ejércitos está con nosotros; nuestro baluarte es el Dios de Jacob. (Selah)

 

Lam 3:21  Esto traigo a mi corazón, por esto tengo esperanza:

Lam 3:22  Que las misericordias del SEÑOR jamás terminan, pues nunca fallan sus bondades;

Lam 3:23  son nuevas cada mañana; ¡grande es tu fidelidad!

Lam 3:24  El SEÑOR es mi porción--dice mi alma-- por eso en El espero.

 

Deu 31:6  Sed firmes y valientes, no temáis ni os aterroricéis ante ellos, porque el SEÑOR tu Dios es el que va contigo; no te dejará ni te desamparará.

Isa 26:3  Al de firme propósito guardarás en perfecta paz, porque en ti confía.

 

Isa 41:10  No temas, porque yo estoy contigo; no te desalientes, porque yo soy tu Dios. Te fortaleceré, ciertamente te ayudaré, sí, te sostendré con la diestra de mi justicia.

 

 

4- Debemos ayudar a traer consuelo a aquellos que lloran por la perdida de alguien cercano.

 

 

Rom 12:15  Gozaos con los que se gozan y llorad con los que lloran.

 

Joh 11:33  Y cuando Jesús la vio llorando, y a los judíos que vinieron con ella llorando también, se conmovió profundamente en el espíritu, y se entristeció,

Joh 11:34  y dijo: ¿Dónde lo pusisteis? Le dijeron*: Señor, ven y ve.

Joh 11:35  Jesús lloró.

 

Mat 5:4  Bienaventurados los que lloran, pues ellos serán consolados.

 

 

5- La muerte será conquistada al final.

 

 

1Co 15:26  Y el último enemigo que será abolido es la muerte.

 

Isa 25:8  El destruirá la muerte para siempre; el Señor DIOS enjugará las lágrimas de todos los rostros, y quitará el oprobio de su pueblo de sobre toda la tierra, porque el SEÑOR ha hablado.

 

Rev 21:4  El enjugará toda lágrima de sus ojos, y ya no habrá muerte, ni habrá más duelo, ni clamor, ni dolor, porque las primeras cosas han pasado.

 

 

 

Ilustración Bíblica: Marta y María (Juan 11)

 



Herramientas