" width="109" height="108" align="left" style="border:1px solid #BFBFBF; margin:7px; padding:2px;" />

Abuso

 


1. Otros pueden fallarnos, pero Dios siempre está a nuestro lado.

 

 

Psa 37:39  Mas la salvación de los justos viene del SEÑOR; El es su fortaleza en el tiempo de la angustia.

Psa 37:40  El SEÑOR los ayuda y los libra; los libra de los impíos y los salva, porque en El se refugian.

 

Psa 72:12  Porque él librará al necesitado cuando clame, también al afligido y al que no tiene quien le auxilie.

 

Lam 3:20  Ciertamente lo recuerda y se abate mi alma dentro de mí.

Lam 3:21  Esto traigo a mi corazón, por esto tengo esperanza:

Lam 3:22  Que las misericordias del SEÑOR jamás terminan, pues nunca fallan sus bondades;

Lam 3:23  son nuevas cada mañana; ¡grande es tu fidelidad!

 

Jos 1:9  ¿No te lo he ordenado yo? ¡Sé fuerte y valiente! No temas ni te acobardes, porque el SEÑOR tu Dios estará contigo dondequiera que vayas.

 

Isa 25:4  Porque tú has sido baluarte para el desvalido, baluarte para el necesitado en su angustia, refugio contra la tormenta, sombra contra el calor; pues el aliento de los crueles es como turbión contra el muro.

 

 

2, Dios esta siempre presente, aún cuando nos sentimos solos.

 

 

Psa 139:7  ¿Adónde me iré de tu Espíritu, o adónde huiré de tu presencia?

Psa 139:8  Si subo a los cielos, he aquí, allí estás tú; si en el Seol preparo mi lecho, allí estás tú.

Psa 139:9  Si tomo las alas del alba, y si habito en lo más remoto del mar,

Psa 139:10  aun allí me guiará tu mano, y me asirá tu diestra.

 

Psa 46:1 Dios es nuestro refugio y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones.

 

Psa 142:3  Cuando mi espíritu desmayaba dentro de mí, tú conociste mi senda. En la senda en que camino me han tendido una trampa.

Psa 142:4  Mira a la derecha, y ve, porque no hay quien me tome en cuenta; no hay refugio para mí; no hay quien cuide de mi alma.

Psa 142:5  A ti he clamado, SEÑOR; dije: Tú eres mi refugio, mi porción en la tierra de los vivientes.

Psa 142:6  Atiende a mi clamor, porque estoy muy abatido; líbrame de los que me persiguen, porque son más fuertes que yo.

 

Lam 3:57  Te acercaste el día que te invoqué, dijiste: No temas.

Lam 3:58  Tú has defendido, oh Señor, la causa de mi alma, tú has redimido mi vida.

Lam 3:59  Tú has visto, oh SEÑOR, mi opresión, juzga mi causa.

Lam 3:60  Has visto toda su venganza, todas sus tramas contra mí.

 

 

3. David oró por protección de hombres malos. Podemos hacer lo mismo.

 

 

Psa 69:13  Pero yo elevo a ti mi oración, oh SEÑOR, en tiempo propicio; oh Dios, en la grandeza de tu misericordia, respóndeme con tu verdad salvadora.

Psa 69:14  Sácame del cieno y no me dejes hundir; sea yo librado de los que me odian, y de lo profundo de las aguas.

Psa 69:15  No me cubra la corriente de las aguas, ni me trague el abismo, ni el pozo cierre sobre mí su boca.

Psa 69:16  Respóndeme, oh SEÑOR, pues buena es tu misericordia; vuélvete a mí, conforme a tu inmensa compasión,

Psa 69:17  y no escondas tu rostro de tu siervo, porque estoy en angustia; respóndeme pronto.

Psa 69:18  Acércate a mi alma y redímela; por causa de mis enemigos, rescátame.

 

 

4. No debemos permitir que los eventos pasados controlen nuestra vida presente. Cuando no hay nada que podamos hacer para corregir el pasado, debemos encomendar nuestro futuro en las manos de Dios.  

 

 

Isa 43:18  No recordéis las cosas anteriores ni consideréis las cosas del pasado.

Isa 43:19  He aquí, hago algo nuevo, ahora acontece; ¿no lo percibís? Aun en los desiertos haré camino y ríos en el yermo.

 

Mat 11:28  Venid a mí, todos los que estáis cansados y cargados, y yo os haré descansar.

Mat 11:29  Tomad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y HALLAREIS DESCANSO PARA VUESTRAS ALMAS.

Mat 11:30  Porque mi yugo es fácil y mi carga ligera.

 

Php 3:13  Hermanos, yo mismo no considero haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando lo que queda atrás y extendiéndome a lo que está delante,

Php 3:14  prosigo hacia la meta para obtener el premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.

 

 

Ilustraciones Bíblicas Jesús, juicio y crucifixión; Hagar (Gen. 16); David abusado por Saúl (1 Sam. 18-26).

 

 

Nota: Es bueno que la persona abusada busque consuelo pastoral, pero otros (padres, doctores, escuela y gobierno) deben envolverse para que haya alivio. Los consejeros deben reportar el abuso, como lo exige la ley.

 

 

PJJP

 

 

 



Herramientas