TRES BENDICIONES RECIBIDAS EN MEDIO DE UNA ECONOMIA AGRIA


id_noticia,$image->id_noticia_images,$thumbnail,$directory="noticias"); $big_img_path = $big_thumbnail.$noticia->id_noticia."/".$image->id_noticia_images.".jpg"; ?>

A PHP Error was encountered

Severity: Notice

Message: Undefined variable: big_img_path

Filename: views/detalle_blog.php

Line Number: 39

" rel="lytebox[catalog2]" style="">

A PHP Error was encountered

Severity: Notice

Message: Undefined variable: img_path

Filename: views/detalle_blog.php

Line Number: 39

" width="109" height="108" align="left" style="border:1px solid #BFBFBF; margin:7px; padding:2px;" />

Veamos tres enseñanzas que podemos aprender de una economía mundial agria:
1. Nos ayuda a evaluar el objeto de nuestra confianza final. ¿Dónde esta nuestro tesoro?
¿Cómo has dormido esta noche? Dios le dijo a la gente de la época de Jeremías, "No se alabe el sabio en su sabiduría, ni en su valentía se alabe el valiente, no el rico se alabe en sus riquezas. Mas alábese en esto el que se hubiere de alabar: en entenderme y conocerme, que yo soy Jehová, que hago misericordia, juicio y justicia en al tierra; porque estas cosas quiero, dice Jehová" (Jeremías 9:23-24). Versos como éstos son mucho más fáciles de seguir cuando nuestras riquezas se están desmoronando a nuestro alrededor. Para aquellos de nosotros que nuestro corazón este demasiado seguro en la prosperidad material, el Señor nos ayuda recordándonos  la rapidez con que las posesiones materiales pueden desaparecer.

Es conveniente, independiente de si tenemos dinero en la bolsa o no, agradecer a Dios por la gran lección que Él nos está enseñando en estos días de incertidumbre financiera, que incluye no solamente a las personas, sino también a las naciones, que nos arrepintamos de nuestra tendencia a confiar en nuestro propio poder, capacidad y riquezas, y  renovar nuestro compromiso de encontrar la alegría y la seguridad en las promesas, misericordia y conocimiento de él.


2. Nos ayuda a acumular tesoros en el cielo.

Nuestro Salvador dijo: "No acumulen tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan. Pero haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan, porque donde esté vuestro tesoro, allí estará tu corazón también "(Mateo 6:19-21).
El mercado de valores celestial nuevamente tuvo otro buen día. Eso también fue válido ayer, hoy y también será igualmente cierto mañana. Todos tenemos una cantidad limitada de recursos, y un número ilimitado de lugares para invertir. Un Mayordomo sabio es aquel que invierte en amar a Dios y amar al prójimo haciendo inversiones que perduran por la eternidad.

El dinero que se gasta en una comida a su vecino hambriento pagará un dividendo eterno, mientras que el dinero invertido en el mercado de valores o en el banco que quebró o el dólar que se disparó y  perdió el  valor en la actualidad. Todos nosotros podemos evaluar lo que verdaderamente atesoramos, sería conveniente examinar nuestras agendas, chequeras, y navegadores de Internet para determinar la naturaleza de nuestras inversiones, qué es lo que le interesa a nuestro corazón. ¿Qué estas cosas nos revelan acerca de la lo que atesora  nuestro corazón?


3. Nos ayuda a maravillarnos ante el poder de Dios.

Las pérdidas de esta semana de la Bolsa de seguido varias sesiones brutal la semana pasada. Sin embargo, el domingo, la iglesia recibió la mayor oferta del año. No fue el resultado de ningún énfasis especial o apelación. En silencio y sin algarabías, las ofrendas en la iglesia aumentaron como parte de nuestra adoración y mucho dinero fue dado de ofrenda para apoyar las misiones y para obras de benevolencia, se dio para apoyar la expansión del Reino de Dios, por medio de sus siervos que trabajan para sembrar en este mundo y cosechar en la eternidad.
¿Cómo se explica esto como una estadística? Amigos, es el poder de Dios obrando en y a través de su pueblo. Él se deleita en la transformación de nosotros de las personas que confían en las riquezas materiales, a los hombres y mujeres que ven las finanzas como una herramienta para demostrar nuestro amor y confianza en él. Cuando el pueblo de Dios manifiesta su amor, confianza y esperanza en sus promesas y actúa conforme a lo que cree, especialmente cuando la economía es amarga, es realmente una cosa hermosa, un adorno al evangelio que da honra y gloria para la alabanza de Su gracia.

Cada día aparecen anuncios que se dice que la economía finalmente va a mejorar. Pero, mientras tanto, vamos a permitir que nuestro Dios soberano utilice la incertidumbre económica mundial como un medio para conformarnos a la imagen de su Hijo. Hagamos nuestro deber de hacer el bien y dejemos los resultados en las manos de Dios que con creces nos será recompensado con tesoros eternos.

- Steve Viars (Faith Baptist Church - Lafayette, IN



Herramientas