" width="109" height="108" align="left" style="border:1px solid #BFBFBF; margin:7px; padding:2px;" />

Tricotomía Humana 

Es la doctrina o enseñaza de que el hombre consiste de tres sustancias distintas: Cuerpo, alma y espíritu (Gr. Soma, psique y pneuma ** Lat. Corpus, anima y animus). La razón de éste trastorno y predominio se debe a que tiene la apariencia de ser una doctrina bíblica, como si hubiese estado apoyada por la propia Biblia.

 

El concepto más comúnmente aceptado es el siguiente, o que se poyan en este versículo: “Y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo” (1Tes.5:23), esto es, que el cuerpo es la parte material de nuestra constitución; el alma, o psique, es el principio de la vida animal; y la mente, o pneuma, el principio de nuestra vida racional e inmortal.

 

Argumentos bíblicos en contra: Se opone al relato de la creación del hombre. Nótese: “Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente” (Gen.2:7); es un ser dentro del cual hay un alma viviente. No hay indicación alguna de una tercera sustancia, ni que luego se le haya agregado esa otra parte. Alma y espíritu humano son términos equivalentes.

 

Las palabras empleadas en el hebreo, en el griego y en español son equivalentes al mismo concepto. En Hebr. Nephesh, ruah, y neshamah. En Gr. Psique y pneuma. En castellano alma y espíritu. Si la Biblia asignara sólo un psique a los animales, y psique y pneuma a los hombres, pudiera haber cierta base para suponer que alma y espíritu son diferentes. Pero no es así.  Miremos estos textos: “Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón” (Hebr.4:12). No se supone que los tuétanos sean de una sustancia diferente de las coyunturas; tampoco el alma del espíritu; es la misma sustancia bajo formas diferentes. Como se diría de un hombre que sea padre y marido, e hijo; es el mismo hombre, pero bajo formas diferentes. Otro: “Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos” (Mar.12:30-31). Nótese en este último que “ti mismo” es equivalente a uno sólo, el ser humano; el cual puede perderse o salvarse. 

 

Conclusión: La doctrina de la tricotomía es un yerro religiosos o espiritual. No creemos que sea cierta, la Biblia le sale al frente y la condena como un error. 



Herramientas